domingo, 9 de marzo de 2014

Producción de Talleres (10)
















BIOGRAFÍAS


Una nació en Betania, pequeña aldea a pocos Kilómetros de Jerusalén. Marta y Lázaro eran sus hermanos. Cuando el desconsuelo la abatió se negó al luto. Supo que las palabras santas podían derribar el muro de la muerte. María de Betania, presintiendo el final de su Señor, en la humilde morada de Simón, se postró y ungió de nuevo aquellos pies sagrados.

La otra, recibía el oro y promesas de embusteros amantes, mientras sufría el yugo del escarnio público en toda Galilea. ¿Qué poder descubrió en la mirada y palabras de Aquél a cuyos pies sangrantes se postró, convertida sin abatimiento, en la humilde servidora de leprosos?

María de Betania fue elegida en el camino de la devoción y la humildad; María de Magdala, en la travesía de su propia penitencia. ¿Por qué esta peregrina de infatigables procesiones, descubrió el sepulcro abierto después de tres días del calvario en la cruz? Fue María de Magdala, la injuriada, quien escuchó la voz del Maestro, su Rabí. Fueron las seis mujeres que la acompañaron, testigos de la primera igualdad de géneros ante la constitución Divina.

Susana Matteo

Taller de Narrativa
Pasiones Literarias
Centro de Formación Humanística PERRAS NEGRAS


1 comentario:

  1. Agradable escritura y muy apropiada a la fecha que ayer se cumplió. Aunque tarde, les envío a las plumas femeninas del Taller, incluida la "pluma directriz", un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés